Compartir

En el sector financiero descentralizado no es de extrañar escuchar sobre el lanzamiento de un nuevo proyecto o criptomoneda, aunque no siempre resultan exitosos. De hecho, desde finales del 2017, alrededor de 800 de esas iniciativas de monedas digitales están virtualmente “muertas” o permanecen con un valor muy bajo, especialmente considerando la caído del valor del bitcoin (BTC).

Recordemos que la creación de una nueva criptomoneda involucra un proceso llamado Oferta Inicial en Criptomoneda (ICO), durante el cual inversores interesados compran tokens que ofrecen startups o compañías que pretenden recaudar fondos para el lanzamiento de un producto o servicio determinado.

Los reportes financieros estiman que en el 2017 fueron recaudados US$3.8 mil millones en ICOs, mientras que en lo que va del 2018 se han recaudado unos increíbles US$11.9 mil millones.

Sin embargo, miles de esos proyectos terminan en el olvido o no dan el resultado previsto. De acuerdo con el sitio web “Dead Coins”, más de la mitad de los proyectos o unas 800 monedas digitales pueden considerarse “muertas” o valen menos de 1 centavo.

Este escenario ha empeorado, además, gracias a la caída casi constante del valor del bitcoin (BTC), considerada la criptomoneda referencial. El Coinmarketcap estima la caída en un 70%, desde un precio de casi US$20.000 a finales del 2017, a prácticamente US$6.200 al momento de esta redacción.

Otro factor que en contra de la supervivencia de las monedas digitales han sido los cibercrímenes que han estado ocurriendo desde principios de año, como los hackeos a exchanges de Corea del Sur.

Cabe destacar que las ICOs son negocios altamente riesgosos. En pasadas ocasiones, hemos leído noticias sobre famosos promoviendo iniciativas ICOs o sobre compañías con proyectos innovadores que buscan soluciones para problemas que conciernen a muchos come

Otros expertos han predicho que en unos 10 años, entre las 1500 criptomonedas que existen en el actualidad, sólo algunas sobrevivirán, pues no todas tendrán un uso práctico en la industria.

Los comentarios, aunque sustentados en las tendencias recientes, podrían tal vez reflejar un escenario futuro, en el que las monedas digitales se diversifiquen en términos de valor no guiado por un indicativo fijo, sino que cada una cumpla un papel en el mercado y, por ende, sea valorada por su contribución en algún sector o ámbito financiero.

otras quedan en promesas y el capital reunido de miles de contribuyentes acaba en las manos de unos estafadores, quienes huyen tras alcanzar su objetivo.

Print Friendly, PDF & Email