Compartir
‘El Licenciado’, antiguo capo del cartel de Sinaloa, fue capturado en mayo de 2017 en Ciudad de México

Los destinos de los capos Dámaso López, El Licenciado, y Joaquín El ChapoGuzmán vuelven a unirse después de varios años. La mañana de este viernes, el Gobierno mexicano ha entregado en extradición a Dámaso López al sistema de justicia de Estados Unidos. La Procuraduría General de la República (PGR, Fiscalía) ha informado que El Lic, como también es conocido, fue trasladado desde Ciudad Juárez (Chihuahua, norte de México) a EE UU porque las autoridades de ese país lo consideran “potencialmente un testigo clave contra Joaquín Guzmán Loera”, considerado como el principal líder del cártel de Sinaloa.

El juicio contra El Chapo comenzará el próximo 5 de septiembre en un juzgado en Brooklyn (Nueva York) y la Fiscalía busca responsabilizarlo de las operaciones de tráfico de drogas del cartel de Sinaloa en EE UU. López podría confirmar ante los tribunales que El Chapo era el máximo líder de la organización. El Departamento de Justicia le acusa de “asociación delictuosa y contra la salud”, según ha informado el Gobierno mexicano que también ha distribuido las imágenes de López abordando un avión privado en el aeropuerto de Ciudad Juárez, presuntamente hacia el Estado de Virginia, en el este de Estados Unidos.

La historia de los dos capos se remonta a 2001 cuando El Chapo estaba en la prisión de Puente Grande, en el Estado de Jalisco, donde El Licenciado era el subdirector. Guzmán Loera consiguió escapar de allí escondido en un carrito del servicio de lavandería de la prisión. Las autoridades mexicanas han confirmado que El Chapo salió entonces de la cárcel con la ayuda y complicidad de quienes dirigían el penal, entre ellos El Licenciado. López, convertido en criminal y compadre de El Chapo, ingresó al cartel de Sinaloa y escaló en la administración del grupo criminal.

Tras escapar dos veces de prisión, El Chapo Guzmán fue capturado definitivamente en enero de 2016. Sin liderazgo, el cartel de Sinaloa ha sufrido desde entonces una serie de disputas internas. Los hijos de El Chapo – Ivan Archivaldo y Alfredo Guzmán Salazar–, conocidos como Los Chapitos, pelearon con Dámaso López por el control de la organización criminal. En 2017, cuando López fue detenido en un lujoso barrio en Ciudad de México, la autoridades reconocieron que el capo se encontraba negociando con otro grupo delictivo, presuntamente el Cartel Jalisco Nueva Generación, rivales de El Chapo.

Print Friendly, PDF & Email