Consumir azúcar de manera moderada es bueno para el cuerpo. Sin embargo, en el día a día a veces no nos damos cuenta que los alimentos con harina, las frutas, las golosinas y otro alimentos que ingerimos sobrepasan la cuota de azúcar diaria recomendable.

Lo que ocurre es que consumir azúcar en exceso puede desencadenar muchas enfermedades como la diabetes tipo 2 o hígado graso. Por eso, lo mejor es cambiar los hábitos alimenticios para poder tener una mejor calidad de vida y alejarnos de las enfermedades.

En el almuerzo lo más importante es erradicar los alimentos procesados o instantáneos, ya que contienen altas dosis de azúcar y químicos muy dañinos para tu cuerpo. 

El arroz integral, las habas, las lentejas, el brócoli, la espinaca, las algas, los tomate, las manzanas y todo tipo de ingredientes que vienen de la tierra serán los mejores aliados si queremos mantener la salud.

Si ocurre algún antojo de algo dulce por la tarde es importante alejarse de las galletitas y sustituirlas por fruta. También, se puede subir los niveles energéticos con nueces, almendras, cacahuates y mucha agua. 

Por último, el ejercicio es clave para mantener nuestro cuerpo saludable. Además, el ejercicio te brinda más energía que el azúcar y ayuda a ocupar tu mente, quemar calorías, eliminará toxinas y te revitaliza.