El Papa Francisco renovó este miércoles su llamado a favor de una Iglesia “sin fronteras” capaz de atender los problemas de las personas, durante su primera audiencia general con los fieles tras el parón estival de julio.

“Es el rostro de una Iglesia sin fronteras que se siente madre de todos, y que vive el arte del acompañamiento que se caracteriza por la delicadeza con quien se acerca a la tierra sagrada del otro”, dijo.

El Papa defendió, en definitiva, una Iglesia que actúa como “una casa de puertas abiertas”, en un momento en el que en Italia está muy candente la cuestión de la acogida de la inmigración.

“No lo olvidemos, la mano siempre tendida”, instó el Papa a los miles de fieles que le escuchaban en el Aula Pablo VI del Vaticano.


En el momento del saludo a los fieles de lengua árabe, el Papa transmitió su “afecto” a los niños refugiados acogidos por la Cooperativa “Auxilium”, que asiste a los inmigrantes que llegan al país.

Por otro lado el pontífice recordó cuando el templo, además de ser un centro religioso, se dedicaba también a los intercambios económicos y financieros.