Y no (solo) porque vivas experiencias de alto voltaje, sino porque pasas el día conectado y enchufado a la red. Aunque no siempre seas consciente de ello. Te despiertas con la alarma de tu móvil, que está cargándose en la mesilla; preparas el café en la cafetera automática, le pides al altavoz inteligente que ponga la radio mientras te duchas y, de paso, le dices que añada leche, pan y huevos a la lista de la compra. Llegas al trabajo y sincronizas tu ordenador de la oficina con el móvil, para compartirte esas ideas que apuntaste antes de dormir. Programas el robot de limpieza en la pausa del café para que deje el suelo de casa como nuevo; pagas el café con una aplicación de tu móvil; entras en el gimnasio con una pulsera que, además, envía a tu smartphone una rutina de ejercicio. Y, cuando vuelves a casa y aparcas tu coche eléctrico y lo dejas cargándose, le dices a la tablet que te busque una receta veggie para cenar. ¿Tienes ADN eléctrico? Tu día a día te da la respuesta, pero, si aún no lo tienes claro, puedes descubrirlo con este test. La movilidad también es eléctrica No quedan dudas de que nuestras rutinas se han convertido en algo tecnológico y eléctrico. Y ocurre lo mismo con la movilidad: desde esos patinetes que pueblan las ciudades y que son de utilidad para breves trayectos hasta los coches híbridos y eléctricos, actores imprescindibles de una movilidad sostenible, ecológica y del siglo XXI. Atrás quedó la época en la que un coche eléctrico parecía un invento del futuro, un juguete para las ocasiones especiales y no para el día a día. En ese mar de novedades y opciones para una movilidad eléctrica Opel lanza la versión eléctrica de su popular modelo Corsa, el Corsa-e. Sí, el coche en el que te criaste se vuelve eléctrico: los tiempos cambian, la esencia permanece. Ese nuevo Corsa-e, la sexta generación del ya mítico modelo Corsa, es un coche 100% eléctrico, con una autonomía de más de 300 kilómetros que, además, incorpora la tecnología punta que caracteriza a los coches de Opel. Dudas clásicas y algún que otro falso mito Hacerse con un coche eléctrico o con un modelo híbrido como el Opel Grandland X Híbrido es toda una apuesta de futuro. Pero, pese a la popularidad alcanzada por los vehículos eléctricos en los últimos años, aún siguen surgiéndonos dudas cuando decidimos comprarnos uno. Como, por ejemplo, dónde cargarlo. Basta con echar un vistazo al mapa de electrolineras (gasolineras electrónicas) de Electromaps para darse cuenta de que estos puntos de recarga son mucho más habituales de lo que podíamos pensar. Desde espacios públicos como párquines hasta privados como hoteles (para viajar con tu coche eléctrico sin preocuparte por la batería), el listado no solo es amplísimo sino también creciente: las propias compañías eléctricas están poniéndose las pilas -nunca mejor dicho- y ampliando sus números de puntos de recarga para vehículos eléctricos, dada la creciente demanda. Además, y precisamente porque los vehículos eléctricos son fundamentales para un futuro verde y sostenible, existen abundantes ayudas públicas para su compra. No hay excusas para no hacerse con uno si estás pensando en cambiar de coche.