FUENTE: INVESTING

Si en la jornada de ayer, el euro se iba hasta mínimos de hace 27 meses, este martes la GBP/USD lo hacía hasta mínimos de octubre de 2016 respecto al dólar, un 0,7% menos. Fluctuaciones parecidas a las que se vivieron en 1985. A la moneda británica parece que le pesa demasiado todo lo relacionado con el Brexit.

Tal y como publica la agencia Reuters, unas nuevas elecciones ganan peso y la posibilidad de que Boris Johnson convoque otros comicios está cada vez más cerca.

Que se produzca un nuevo paso por las urnas no parece descabellado. La ingobernabilidad y la inestabilidad política es obvia. Ahora, son los conservadores los que tienen previsto sumarse a la oposición laborista y a otras formaciones para tomar el control de la agenda parlamentaria a fin de impulsar una ley que bloquee cualquier posibilidad de que haya un Brexit duro.

Si esto pasase, Boris Johnson, según Reuters, podría convocar elecciones para el próximo 14 de octubre. Recordemos que el presidente británico ha dicho por activa y por pasiva que no se producirá ninguna nueva prórroga. De hecho, la semana pasada bloqueó el Parlamento británico para que no se aprobasen nuevas prórrogas.

En este sentido, el director de inversiones en renta fija de Fidelity internacional, Andrea Iannelli, subraya que hay otros factores que podrían agravar la situación de la libra es que el Banco de Inglaterra decida recortar sus tipos de interés.

“Hasta ahora, la libra ha sido la principal válvula de escape de los temores a una salida del Reino Unido de la Unión Europea sin acuerdo. Desde el referéndum de junio de 2016 sobre la UE, el índice ponderado por el comercio en libras ha caído un 16%. Solo desde marzo, el descenso ha sido del 7,4%, después de que la posibilidad de un Brexit duro pasara de ser un riesgo de suceso extremo bajo la administración de Theresa May a convertirse en el escenario base con el gobierno actual. Y, de empeorar el clima político, la libra podría seguir cayendo”, subraya este experto.

Respecto al par euro libra, los expertos de Bankinter (MC:BKT) aseveran que “pese a las turbulencias provocadas por Boris Johnson la pasada semana la libra se ha mantenido relativamente estable (incluso con subidas). En la semana que comienza no esperamos mucho flujo de noticias en el frente del Brexit por lo que creemos que podríamos ver cierto rango lateral”.

Londres aguanta el temporal

Como suele ocurrir en estos casos, el parqué londinense aguanta el tipo. El FTSE 100 modera sus caídas y apenas pierde un -0,11% y no parece afectarle demasiado unas posibles elecciones.

Así, el selectivo británico se sitúa en los 7.272 puntos y las compañías Ferguson y NMC Health lideran las subidas en el parqué.