FUENTE: MSN

– Chicago (EEUU)

La humedad de Chicago, entre otras cosas, había sumergido a la ciudad en un serio problema: solo sus edificios ya representaban cerca del 70% de todo el consumo energético a nivel local. Como cuenta CBRE, la ciudad ha sabido reponerse a dicha situación con una iniciativa pública que financia pare de la remodelación de edificios, además ofrecer incentivos a sus ciudadanos para cambiar los electrodomésticos menos eficientes.

Diapositiva 1 de 5: Chicago (EEUU)

– Wuhan (China)

China es un país eminentemente industrial y eso suele acarrear muchas consecuencias negativas para el medioambiente. Wuhan no es ninguna excepción, así que se optó por rehabilitar el río Yangtze (rodeado de buques de carga), bajando la actividad contaminante y añadiendo 700.000 metros cuadrados de espacios verdes.

Diapositiva 2 de 5: Wuhan (China)

– Auckland (Nueva Zelanda)

En Auckland, el gas metano de los vertederos era responsable del 10% de sus emisiones y la basura doméstica, del 20%. La solución llegó a partir de 2014 con el Plan de Gestión y Minimización, que cambió la basura en bolsas de plástico por una deposición en el contenedor. Con ello, la ciudad ya ha reducido en un 30% sus emisiones.

Diapositiva 3 de 5: Auckland (Nueva Zelanda)

– Copenhague (Dinamarca)

Los edificios de viviendas de Copenhague no solo eran antiguos, sino que además no contemplaban reformas a corto plazo, ya que ni propietarios ni inquilinos querían asumir esos costes. Para solucionarlo, Copenhagen Properties and Procurement y Copenhagen Utilities monitorizaron el consumo de suministros (especialmente agua) en los edificios para enseñar a los vecinos a consumir menos. Con ello han conseguido ahorrar cerca de 30 millones de litros de agua subterránea y 6 millones de euros anuales.

Diapositiva 4 de 5: Copenhague (Dinamarca)

– Dar es Salaam (Tanzania)

Dar es Salaam sufre las circunstancias de muchas otras ciudades de su entorno: el tráfico rodado es muy desordenado y eso no solo hace que baje el uso del transporte público, sino que también contamina más. El proyecto Dar Rapid Transport Project (DART) ha renovado los vehículos y las infraestructuras de transporte, además de instaurar el billete electrónico. Gracias a ello, ahora 200.000 personas usan a diario su transporte público.

Diapositiva 5 de 5: Dar es Salaam (Tanzania)