El enésimo ajuste del sistema de organización del conocido buscador de internet pretende dar mayor relevancia a la reputación de los medios de comunicación

FUENTE: ABC

Cada año Google se reinventa. Su buscador, el más utilizado por los usuarios, realiza más de cincuenta modificaciones de su algoritmo secreto encargado de organizar los contenidos. Un sistema que va a volver a sufrir un importante ajuste. El objetivo que persigue es favorecer el «contenido informativo original» frente a las publicaciones que, como resultado de copias y plagios, logran salir entre las primeras posiciones.

«Un elemento importante que queremos potenciar es la presentación de artículos originales, un esfuerzo que requiere mucho tiempo, esfuerzo y recursos por parte del editor», explica en un comunicado Richard Gingras, vicepresidente del servicios de información de Google. La compañía estadounidense apunta, en esta línea, hacia la implementación de una de las demandas más importantes de los medios de comunicación, que se han quejado reiteradamente que páginas web de dudoso prestigio y relevancia aparecen en posiciones más privilegiadas. Y, con ello, reciben un importante flujo de tráfico orgánico -como se conoce a las visitas procedentes de los motores de búsqueda-.

La modificación de las pautas que afectan al posicionamiento web en buscadores va a permitir, en última instancia, realizar una clasificación más justa. «Significa que los lectores interesados en las últimas noticias pueden encontrar la noticia que lo inició todo, y los editores van a poder beneficiarse de que sus textos originales sean más vistos», promete el directivo de la compañía estadounidense.

Ahora, la firma estadounidense asume el arduo trabajo de elaboración de los contenidos originales y exclusivos. «Nuestro objetivo es apoyar los esfuerzos de la industria y ayudar a los usuarios a acceder a los artículos con más confianza», señala Gingras, quien asume las carencias del buscador Google en los últimos años: «Nuestro trabajo es examinar ese contenido y encontrar los resultados más útiles posibles. Con las noticias en concreto siempre intentamos mostrar una mayor diversidad de artículos y fuentes para brindar a los usuarios el mayor contexto posible».

La compañía asegura que va a solicitar a su equipo de revisores humanos que tengan en cuenta la reputación de un editor en la clasificación del contenido, alegando que estos medios proporcionan contenidos de calidad. Publicaciones, no obstante, que requieren de un extenso proceso de elaboración y que rara vez aparecen en los primeros puestos cuando se introducen los términos de búsqueda dado que el buscador ha promocionado más las informaciones de «última hora» como criterio de jerarquización.

Google, al igual que otros buscadores de menor relevancia, emplea algoritmos para clasificar todo el contenido que encuentra en internet, organizándolo de manera útil a partir de diferentes parámetros como la relevancia de la marca productora, los enlaces a terceros añadidos, la fecha de publicación o los términos de búsqueda más utilizados.

Son «cientos de señales», según señalan desde la compañía, que «se actualizan y mejoran constantemente».