El PIB crece a su menor ritmo en 3 años por el estancamiento del consumo

FUENTE: BUSINESS INSIDER

Apenas 6 días después de que el Banco de España redujera sus previsiones de crecimiento para 2019, los datos de crecimiento del PIB se han encargado de darle la razón. Pese a que las cifras de la economía española superan de largo a las de la mayoría de vecinos europeos, incluyendo Alemania o Francia, el ritmo de ralentización del crecimiento comienza a ser alarmante, aproximándose a las predicciones más pesimistas.

De este modo, la Contabilidad Nacional del segundo trimestre que ha publicado el INE este lunes revela que el PIB español se incrementó un 0,4% entre abril y junio respecto a los 3 meses anteriores. Este dato corrige el anterior pronóstico del Instituto, que anticipaba un crecimiento del 0,5%, y supone el menor ritmo de crecimiento intertrimestral de los 3 últimos años.

Así se ha movido el PIB español en los últimos 10 años, trimestre a trimestre
INE

Comparándolo con los datos del mismo periodo del año anterior, el crecimiento se sitúa en el 2%, el dato interanual más bajo de los últimos 5 años. No obstante, pese a la pérdida de fuerza de la expansión económica, el PIB encadena entre abril y junio 22 trimestres consecutivos de subidas desde el final de la pasada crisis económica.

Ese 2% coincide con la tasa a la que el Banco de España prevé que avance el PIB este año después de haber recortado la semana pasada en 4 décimas las estimaciones que había presentado en junio. La institución alertaba la semana pasada del frenazo de la creación de empleo y de «una pérdida de vigor de la demanda interna» y este lunes los datos de la Contabilidad Nacional Trimestral confirman ese diagnóstico.

Proyecciones de septiembre del Banco de España
Banco de España

Así, el INE señala que el empleo de la economía, en términos de puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo, repunta un 0,5% respecto al trimestre anterior, 1 décima menos que en el primer trimestre. Respecto al año anterior, el empleo crece al 2,5%, 2 décimas menos que entre enero y marzo pese a que supone 446.000 puestos de trabajo a tiempo completo más en un año

Por sectores, los mayores incrementos del empleo se registran en las actividades inmobiliarias, que crecen un 5,4%, seguido por el sector de información y comunicaciones y el de construcción, con un 5% más cada uno. El único sector que muestra un retroceso en la creación de empleo es la agricultura, con una caída del 1,6%.

Mientras, el consumo también sigue el guión anticipado por el Banco de España y reduce su crecimiento en 2 décimas respecto al trimestre anterior, marcando un avance mínimo del 0,1%. Peores señales transmite la inversión, que pasa de un avance del 0,8% en los primeros 3 meses del año a quedarse plano en el segundo, lastrada por la maquinaria y bienes de equipo, que caen un 1,7%. 

En la demanda interna también se reflejan correcciones a la baja, reduciendo 9 décimas su contribución al crecimiento interanual del PIB, hasta el 1%. El gasto en consumo final es 3 décimas menos que en el trimestre anterior, el gasto en los hogares pierde medio punto porcentual, mientras que el gasto de las instituciones se mantiene sin cambios.

Este frenazo interno contrasta con el repunte de la demanda externa, que ha aumentado 8 décimas su aporte al crecimiento, situándose en el 1%. De este modo, las exportaciones de bienes y servicios se han disparado casi 2 puntos respecto al trimestre anterior hasta un alza interanual del 2,2% y las importaciones han caído 3 décimas más que entre enero y marzo, hasta un retroceso del 0,7%.