FUENTE: INVESTING

Los manifestantes antigubernamentales de Hong Kong incendiaron tiendas y lanzaron cócteles molotov el domingo, dijo la policía, después de que los antidisturbios dispararan gases lacrimógenos y cañones de agua para dispersar a miles de personas en el distrito hotelero del puerto de Tsim Sha Tsui.

Los manifestantes, muchos de ellos vestidos de negro y con máscaras que ahora están prohibidas por una resurgida ley colonial británica, se habían reunido para denunciar la supuesta brutalidad policial durante más de cuatro meses de disturbios, a menudo violentos, en la ciudad gobernada por China.

Al anochecer se produjo un enfrentamiento, y los manifestantes, turistas desconcertados y transeúntes se reunieron en las aceras de la arteria comercial y hotelera de Nathan Road, que la policía había despejado.

Los antidisturbios estaban a la espera en las afueras de Chungking Mansions, un laberinto de restaurantes del sur de Asia y hostales de mochileros, con los escudos y las porras listas.

Los manifestantes gritaron obscenidades en cantonés a la «policía negra», refiriéndose a su percibido uso excesivo de la fuerza.

«Lucha por Hong Kong», gritaron los manifestantes, «cinco demandas, ni una menos», en referencia a las demandas de sufragio universal y una investigación independiente de las acciones policiales, entre otras cuestiones.

Más tarde, la policía se retiró, dejando que los manifestantes, peatones y turistas volvieran a la calle alumbrada por luces de neón. Después entró un cañón de agua, disparando hacia el aire y hacia las calles laterales.

La policía dijo posteriormente que los manifestantes lanzaron cócteles molotov contra una estación de policía en Sham Shui Po, al noroeste de Tsim Sha Tsui, y prendieron fuego a tiendas en Jordán, al norte a lo largo de Nathan Road desde el puerto.