FUENTE: INVESTING

La Reserva Federal (Fed) rebajó hoy por tercera vez consecutiva los tipos de interés en EEUU, hasta el rango de entre el 1,5 y 1,75 %, aunque advirtió de que el ciclo de bajadas concluye por ahora a la espera de la evolución de la actividad económica.

Sería necesaria una «sustancial revaluación de nuestras perspectivas» para cambiar los tipos de interés, afirmó Jerome Powell, presidente de la Fed, en rueda de prensa.

«La política monetaria se encuentra bien posicionada», agregó Powell tras la rebaja del precio del dinero.

La Fed anunció este miércoles un nuevo recorte de tipos de interés, el tercero consecutivo, de un cuarto de punto y hasta dejarlos entre el 1,5 y el 1,75 %, ante los amplios temores a una desaceleración económica global y en Estados Unidos.

El comunicado del banco central remarcó que «aunque el gasto de los hogares ha estado creciendo a un ritmo sólido, la inversión empresarial fija y las exportaciones se mantienen débiles».

Powell subrayó que las presiones inflacionarias aún se encuentran apagadas.

Un «2 % de inflación – eso es lo que debe ocurrir», sostuvo, a la vez que agregó que espera se alcance ese nivel a mitad del próximo año.

Sobre las tensiones comerciales con China, Powell indicó que eran parte de las cuestiones que nublan el horizonte económico.

«Una sostenida reducción en la incertidumbre comercial sería buena para la confianza empresarial inmediata y, sobre el tiempo, para la actividad empresarial», dijo.

La bajada de intereses se produce después de que se confirmase hoy la trayectoria de ralentización de la economía con una tasa anual en el tercer trimestre del año del 1,9 %, después del 3,1 % en el comienzo del año y 2 % en el segundo trimestre.

También el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha rebajado las previsiones para la economía de EE.UU. a un 2,4 % este año y situado las de 2020 en el 2,1 %.

No obstante, los indicadores continúan enviando señales dispares.

Por un lado, el mercado laboral mantiene su solidez, con un índice de desempleo por debajo del 4 %, en niveles no vistos en medio siglo, mientras que la inflación sigue contenida y por debajo de la meta anual del 2 % marcada por la Fed.

Por otro, la guerra comercial desatada con China por el proteccionismo comercial del presidente estadounidense, Donald Trump, ha aumentado la preocupación entre los empresarios, con multimillonarios aranceles tanto a la exportación como a la importación.

Trump ha criticado de manera reiterada al banco central por actuar con demasiada lentitud a la hora de rebajar el precio del dinero, y ha asegurado que debería situar los tipos en torno al 0 % para estimular el crecimiento.

La próxima reunión de la Fed está prevista para mediados de diciembre.

Para los analistas, sin embargo, la fragilidad de la economía global apunta a una posible nueva rebaja de tipos a final de año.

«Con la historia en Europa y Asia mostrando escasas señales de repunte y el dólar manteniéndose firme seguimos, por ahora, con nuestra visión de que la Fed tomará una medida de ‘garantía’ contra la recesión en el encuentro de diciembre y otro posible recorte en el primer trimestre de 2020», escribió James Knightley, economista jefe internacional de ING (AS:INGA), en una nota a los clientes.

Los mercados recibieron con buenos ojos la decisión del banco central y el Dow Jones de Industriales, el principal indicador de Wall Street, registraba un alza del 0,27 % poco antes del cierre de la jornada.