El exfutbolista y entrenador había rechazado alcanzar un pacto con el ministerio público

FUENTE: EL PAIS

La Audiencia de Madrid ha absuelto al exfutbolista y actual entrenador del filial de la Real Sociedad, Xabi Alonso, de tres delitos contra la Hacienda Pública en los ejercicios de 2010, 2011 y 2012 por los que la Fiscalía le pedía dos años y medio de prisión. El exjugador del Real Madrid, la Real Sociedad, Liverpool y Bayern siempre ha defendido su inocencia, al entender que pagó lo que le tocaba en cada ejercicio fiscal, por lo que se negó a llegar a un pacto con la Fiscalía y la Agencia Tributaria, como han hecho otros deportistas, sobre todo futbolistas, en casos similares de supuesto fraude a Hacienda. El tribunal considera que el ministerio público ha mantenido en ese caso «una posición errática».

La Sección 30 de la Audiencia de Madrid ha notificado este martes la sentencia, en la que exime de responsabilidad penal por los hechos por los que venía siendo acusado Alonso y los otros dos encausados. Se trata de su asesor fiscal Iván Zaldúa e Ignasi Maestre, entonces administrador de una sociedad radicada en Madeira (Portugal), a la que Alonso presuntamente cedió sus derechos de imagen en 2009. La sentencia es recurrible ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

El futbolista ha defendido en todo momento su inocencia, que siempre ha pagado lo que le tocaba e incluso se negó a alcanzar un acuerdo o pacto con la Fiscalía, que hubiera supuesto pagar lo que se le exigía e incluso aceptar una pena de cárcel. Esta lo acusaba de no tributar en los ejercicios fiscales de 2010, 2011 y 2012 bajo la falsa apariencia de una cesión de explotación de derechos de imagen a una sociedad. 

El fiscal llegó a solicitar cinco años de prisión por la comisión de tres delitos contra la Hacienda Pública durante los ejercicios fiscales de 2010, 2011 y 2012. Reclamaba la misma pena para el asesor fiscal Izan Zaldúa Azcuenaga y para el administrador de la sociedad Kardazli Comercio Servicios de Consultoría e Investiremos LEDA. El tribunal reprocha a la Fiscalía su «errática posición» en esta causa y reprocha que las inspectoras de Hacienda incluso cometieron «algún exceso» durante el juicio. 

Entre 2009 y 2012 Alonso, según la Fiscalía, explotó su imagen a distintas empresas que le contrataban con la ayuda de los otros dos acusados sin hacer «uso real» de la sociedad que se encontraba en Madeira «convirtiendo dicha entidad en un mero instrumento formal de ingresos y pagos que no desarrolló función alguna en la explotación de la imagen del acusado».