Aunque la tendencia es decreciente, la tasa es superior a la media de la Unión Europea

FUENTE: MARCA

En 2018 se notificaron en España 3.244 nuevos diagnósticos de VIH, la gran mayoría hombres (el 85,3%) con una edad media de 36 años, según el informe de Vigilancia Epidemiológica del VIH y SIDA en España, hecho público este jueves y que constata la tendencia descendente de los últimos años.

Una bajada de los nuevos casos, no obstante, que muestra una excepción, la que se refleja en el grupo de hombres que tienen relaciones con hombres de otros países, aunque esos contagios se produjeron en España. Estos son los datos más significativos del informe:

  • Las relaciones sexuales no protegidas entre hombres ocupan el primer lugar en cuanto al mecanismo probable de infección en el conjunto global de datos, de ahí que este colectivo sea prioritario para los programas de prevención, especialmente el grupo entre 25 y 34 años donde las tasas son más elevadas.
  • La transmisión entre hombres que tienen relaciones entre hombres fue del 56,4%, seguida de la heterosexual, 26,7%, y la que se produce en personas que se inyectan drogas, 3,2%. La tendencia de las tasas de nuevos diagnósticos de VIH en el periodo 2009-2018 es ligeramente descendente y varía según el modo de transmisión. Esta tendencia se inició tras la introducción de los tratamientos antirretrovirales de gran actividad a mediados de la década de 1990.
  • El 47,6% de los nuevos diagnósticos presentaron diagnóstico tardío, aunque éste ha disminuido de forma global levemente entre 2009 y 2016 para estabilizarse después, y todo ello pese a que en España la prueba del VIH es gratuita y confidencial para todos.
  • Actualmente la tasa global de nuevos diagnósticos de VIH en España está en niveles similares a los de otros países de la Región Europea de la OMS. Sin embargo, aunque la mejora respecto a décadas pasadas es indudable, según se señala en el informe, la tasa es superior a la media de la Unión Europea y de los países de Europa Occidental.