El Comité de Competición también el apercibimiento de cierre del Camp Nou “por alteración del orden del encuentro de carácter grave”

FUENTE: EL PAIS

A los diez minutos de la segunda parte del clásico, aficionados conformes con la plataforma independentista Tsunami Democràtic lanzaron pelotas amarillas al césped del Camp Nou, por lo que el partido se detuvo poco más de un minuto. Por ello, el Comité de Competición de la Federación Española de Fútbol (RFEF) ha acordado este viernes imponer una multa de 1.500 euros al Barcelona, además del apercibimiento de clausura del Camp Nou “por alteración del orden del encuentro de carácter grave”.

La sanción responde al artículo 101.2 del Código Disciplinario de la RFEF, que señala que “se considerará infracción de carácter grave y será sancionado con multa en cuantía de hasta 3.000 euros y apercibimiento de clausura el lanzamiento de varios balones, o de cualquier otro elemento al terreno de juego procedentes de la grada, con independencia de si el juego está o no detenido”. El acta arbitral del Alejandro Hernández Hernández así lo reflejó: “En el minuto 55, el encuentro estuvo detenido durante un minuto y treinta segundos debido al lanzamiento, por parte del público, de balones al terreno de juego”. Una sanción que acepta el club, que salió airoso de un duelo con mucha carga ambiental.

También sobre el clásico, Competición acordó imponer un partido de sanción al jugador del Real Madrid Carlos Henrique Casemiro por acumulación de amonestaciones.

El encuentro, que debía haberse jugado el sábado 26 de octubre, fue aplazado por la RFEF ante las protestas que se sucedieron en las calles de Cataluña tras la sentencia de condena a los líderes del «procés» hecha pública por el Tribunal Supremo el día 14 de octubre.