FUENTE: REUTERS

Un avión de Bek Air con 93 pasajeros y cinco miembros de la tripulación a bordo se estrelló el viernes poco después de despegar cerca de la ciudad de Almaty, en Kazajistán, dejando al menos 12 víctimas mortales y numerosos heridos, según dijeron las autoridades del país centroasiático.

El Fokker 100 que se dirigía a la capital Nursultán en un vuelo antes del amanecer “perdió altitud durante el despegue y atravesó una valla de hormigón”, antes de chocar con un edificio de dos pisos, dijo el Comité de Aviación Civil de Kazajistán.

Un periodista de Reuters que acudió al aeropuerto poco después del accidente dijo que había una espesa niebla en la zona. El reportero vio los restos de la parte delantera del avión y otras partes separadas del fuselaje esparcidas entre los restos de lo que quedaba del inmueble.

“Antes de estrellarse, el avión tocó la pista con la cola dos veces, el equipo estaba retraído”, dijo el vice primer ministro Roman Sklyar a periodistas.

“Una comisión… establecerá si se trató de un error del piloto o de cuestiones técnicas. La pista estaba en condiciones ideales”.

Una superviviente dijo al sitio web de noticias Tengrinews que escuchó un “sonido aterrador” antes de que el avión comenzara a perder altura.

“El avión estaba volando inclinado. Todo era como en una película: gritos, chillidos, gente llorando”, dijo.

Las autoridades sanitarias de Almaty inicialmente fijaron la cifra de muertos por el accidente en 15 o más, pero más tarde revisaron la cifra situándola en 12. Dijeron que 66 personas fueron trasladadas a un hospital, algunas de ellas en estado grave.

El avión llevaba 93 pasajeros y cinco tripulantes, y el Ministerio del Interior de Kazajstán dijo que el capitán estaba entre los fallecidos.

El Ministerio dijo que estaba investigando una posible violación de la normativa de seguridad del vuelo, un procedimiento estándar. Había una espesa niebla en la zona en el momento del accidente.