FUENTE: EFE

Más de 235.000 personas se han desplazado en la provincia de Idlib, en el noroeste de Siria, en las últimas dos semanas como consecuencia de la intensificación de los bombardeos rusos y del Ejército sirio en el último bastión opositor del país, según un informe de Naciones Unidas.

De acuerdo con un comunicado difundido por la Oficina del Coordinador Humanitario de la ONU en Siria, entre el 12 y el 25 de diciembre «más de 235.000 personas han sido desplazadas del noroeste de Siria como resultado de las hostilidades».