FUENTE: INVESTING

El Gobierno de Argentina anunció este martes que logró reducir en 7,1 millones de dólares su abultada deuda pública gracias a un nuevo canje voluntario en el mercado local. La operación estaba destinada a tenedores del bono AF20, conocido también como «Bono dual», un título emitido en julio de 2018 y que caduca el próximo día 13, con un vencimiento por un total de 105.000 millones de pesos (unos 1.670 millones de dólares).

A estos acreedores el Gobierno argentino les ofreció canjear el AF20 por un menú de cuatro nuevos títulos, todos con vencimiento dentro de 18 meses.

Según informó este martes el Ministerio de Economía argentino, para el canje se recibieron 99 ofertas por un total de 164 millones de dólares, «lo que redunda en una reducción del ‘stock’ de deuda de 7,1 millones de dólares y una extensión de plazos en términos de vida promedio calculado a la fecha de liquidación».

De acuerdo con datos de la Secretaría de Finanzas, a finales de diciembre último la deuda bruta de Argentina ascendía a 323.177 millones de dólares, de los cuales unos 194.000 millones corresponden a deuda en títulos públicos de medio y largo plazo.

El Ministerio de Economía definió este canje como «una nueva operación de administración de pasivos» que se realiza en el marco de «la estrategia de continuar construyendo una curva de rendimientos consistente con las políticas de deuda» del Gobierno de Alberto Fernández.

En esta ocasión se ampliaron los plazos de colocación, para los cuatro instrumentos ofrecidos por canje de Bono Dual, a 18 meses «de un modo consistente con la secuencia planteada en el programa macroeconómico orientado a restablecer la sostenibilidad de la deuda pública y recuperar la actividad económica en el marco de un fortalecimiento del mercado de capitales doméstico en pesos», indica el comunicado.

Hace dos semanas Argentina ya había canjeado parcialmente cinco tipos de letras del Tesoro en pesos con vencimientos entre enero y abril por nuevos títulos con vencimientos en el segundo semestre.

También en enero, y a la espera de una renegociación de su deuda externa, Argentina colocó en el mercado local bonos por 35.714 millones de pesos (566,8 millones de dólares), recursos que aplicó a afrontar los vencimientos de deuda de estas semanas.

El Gobierno de Fernández prevé lanzar a los acreedores privados títulos argentinos emitidos bajo legislación extranjera una oferta de reestructuración en la segunda semana de marzo, cuyo plazo de adhesión vencerá a finales de ese mismo mes.

En este sentido, el Gobierno recordó que «Argentina ha anunciado recientemente un cronograma de acciones para la gestión del proceso de restauración de la sostenibilidad de la deuda pública externa enmarcado en principios de buena fe e intercambio de visiones constructivas con los tenedores de títulos de deuda».

«En este mismo marco, la normalización del mercado de deuda en pesos requiere de acciones coordinadas y de un involucramiento de los actores relevantes de modo de construir un perfil de vencimientos y de tasas de interés que den sostenibilidad al endeudamiento público dentro de un programa macroeconómico consistente», explica el comunicado.

Según el Ministerio de Economía, todas estas acciones «son piezas relevantes para la gestión del proceso de restauración de la sostenibilidad» de la deuda y «colaboran con el objetivo central de tranquilizar la economía argentina y recuperar un proceso de recuperación de la actividad económica», en recesión desde 2018.