El fundador de Microsoft tiene afinidades con Elon Musk, pero ha elegido otra marca de lujo desatando toda una polémica en las redes

FUENTE: ABC

Bill Gates se ha comprado un nuevo coche. No sorprende que sea un eléctrico porque el fundador de Microsoft siempre ha alabado el trabajo y el compromiso de Tesla y, tanto él como Elon Musk, son seguidores confesos de las teorías de Nick Bostrom, un filósofo sueco que advirtió sobre los peligros de la superación de la IA sobre la inteligencia humana.

Ambos magnates compartieron plató, ideas y tienen mucha afinidad.

Pero Gates no solo no se ha comprado el Model S sino que ha optado por su directo competidor. El Porsche Taycan, el primer eléctrico del fabricante de Stutgart que tras diferentes pruebas de velocidad en pista ha superado en velocidad a la nueva promesa eléctrica de Tesla.

Porsche Taycan, la elección de Bill Gates

Detalles del nuevo eléctrico Porsche Taycan
Detalles del nuevo eléctrico Porsche Taycan – ©Porsche

Se han instalado dos motores síncronos de imanes permanentes en los modelos Taycan 4S, Taycan Turbo y Taycan Turbo S (uno en cada eje) y la batería se ha integrado en los bajos del vehículo. Como resultado se obtiene una dinámica de conducción superior y una tracción total que se puede adaptar de forma óptima al escalonamiento entre eficiencia y dinamismo en los distintos modos de conducción.

El nuevo coche de Bill Gates presenta una nueva caja de cambios automática de dos velocidades en el eje trasero aporta una dinámica considerablemente superior. De la primera marcha con relación de transmisión muy corta se beneficia la aceleración de salida, mientras que la segunda marcha con relación de transmisión larga prepara reservas de aceleración para trayectos a gran velocidad. Los frenos beben del automovilismo de competición y ofrecen una distancia de frenado reducida, sobre todo en situaciones extremas.

Su diseño es deportivo y elegante. Integra tomas de aire laterales («air curtains») sobre las ruedas que aportan estabilidad al automóviL, luces LED Matrix en 4 puntos que están aparentemente en suspensión, tiradores enrasados de despliegue automático, techo panorámico de vidrio perfilado y una trasera imponente con una franja contínua de pilotos y el anagrama Porsche en vidrio. Sobre él un spoiler trasero en tres niveles.

Incorpora un sistema aerodinámico adaptativo muy innovador: el spoiler trasero se despliega en tres niveles, de acuerdo con la situación de conducción: a 90 km/h, 160 km/h y 200 km/h, y demuestra en qué punto se convierte un automóvil eléctrico en un deportivo.

Tesla Model S vs Porsche Taycan

El precio de este modelo eléctrico parte de los 108.337€
El precio de este modelo eléctrico parte de los 108.337€ – © Porsche

El Porsche Taycan 0 a 100 km/h en 2,8 segundos. Se pueden encadenar múltiples procesos de aceleración, alcanzando una velocidad máxima de 260 km/h.

El modelo 4S con batería de 79.2 kWh ofrece 407 km, mientras que en el caso de las versiones con batería de 93.2 kWh la autonomía asciende hasta los 463 km, la mayor de toda la gama Taycan.

El Porsche Taycan de Bill Gates cuesta desde 108.337 € hasta 189.528 € frente a los 93.600 euros que vale la berlina de Tesla, con especificaciones muy similares. El Model S tiene un diseño muy parecido al del Porsche Taycan. Su autonomía es superior (628 km). La potencia de ambos coches es similar: 750 CV del Taycan contra los 762 CV del Model S. En la aceleración de 0 a 100 km/h el Model S es 0,2 segundos más rápido que el Taycan Turbo S.

La reacción de Elon Musk

Trasera del Porsche Taycan Turbo S
Trasera del Porsche Taycan Turbo S – © Porsche

La relación de Bill Gates con Elon Musk era afable, compartían puntos de vista y la carrera de ambos los llevó en sus encuentros coincidir en muchos puntos. Por eso el fundador de Tesla se tomó la elección del magnate anglosajón como algo personal y así lo expresó en Twitter.

El detonante fue una entrevista en la que Gates confesaba en un conocido canal que se había comprado un nuevo coche y que se trataba de un eléctrico que hace tiempo que lo estaba tentando.

Cuando esa información llegó a oídos del padre de Tesla no tardó en lanzar un tweet bastante explícito: «»Mis conversaciones con Gates han sido decepcionantes». No es la primera vez que las redes sociales de Musk sirven titulares, al empresario suele costarle contener su ira en internet.