FUENTE: INVESTING

La venta masiva de acciones de este lunes pintó de rojo los índices de referencia de las bolsas de Estados Unidos, siguiendo la tendencia que más temprano marcaron los mercados europeos y en general, casi todas las bolsas mundiales. La razón es la misma para todos los casos: el vertiginoso ritmo de propagación del coronavirus a nivel mundial.

Este lunes el Dow y S&P experimentaron su peor pérdida diaria en dos años. El primero, el Dow Jones Industrial Average cerró en 1,032 puntos, una caída de 3.56%; mientras que el Nasdaq Composite perdió 3.71%. Por su parte, el S&P 500 (NYSE:SPY) se desplomó -3.35%.

El S&P/BMV IPC de Bolsa Mexicana de Valores siguió la tendencia negativa, con una caída de 2.20, ubicándose en 43,818.07 puntos.

En busca de refugio

Este lunes se intensificó el sentimiento de los inversores de que no han sido suficientes los esfuerzos por contener la propagación y que el regreso a la normalidad en la economía de China será más lento de lo previsto, por lo cual abandonaron sus acciones (específicamente las de tecnología y viaje), para buscar activos refugios, como el oro.

Las acciones del sector tecnológico cayeron significativamente, como Facebook (NASDAQ:FB) que cayó -4.50%; Apple (NASDAQ:AAPL) que cayó -4.75%; Amazon (NASDAQ:AMZN) que cayó -4.14%; Netflix (NASDAQ:NFLX) que cayó -2.99%; y Google (NASDAQ:GOOGL) que cayó -4.29%.

Asimismo, las acciones del sector energía también sufrieron fuertes pérdidas, cayendo un 4,7%, debido a una baja en los precios del petróleo.

Mientras tanto, el precio del oro cerró esta primera sesión de la semana en 1,661.34 dólares por onza, lo que equivale a un aumento en su precio de 1.09%.

¿En peligro la libertad de movilidad en Europa?

La Organización Mundial de la Salud admitió sentirse “profundamente preocupada” por el aumento repentino de nuevos casos de coronavirus en China, tras el incremento de personas contagiadas en Italia, Corea del Sur e Irán.

Italia reportó más de 220 casos del virus, con cinco muertes hasta el lunes por la mañana. Corea del Sur confirmó 231 casos, llevando el total en el país a más de 830. Irán confirmó 61 casos totales, con 12 muertes en todo el país.

Analistas del Grupo Financiero Monex destacan la preocupación que existe debido al inesperado repunte del número de infectados en Italia, en donde hasta el viernes por la tarde se contabilizaban solo 3 casos, mientras que hoy las autoridades actualizaron la cifra a más de 200 personas.

“Aunque el gobierno italiano ha actuado con severidad para contener la transmisión, existe la preocupación de que la enfermedad pueda provocar el cierre de fronteras al interior de los países de Europa. La libertad de movilidad es uno de los pilares de la integración comercial de la Unión Europea (UE) y dado que la región aún no termina de reponerse de los estragos de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, su interrupción podría afectar severamente a sectores como las manufacturas, el turismo y la aviación comercial”, explican los analistas de Monex.

Italia se encuentra en una posición económica vulnerable, explica Gabriela Siller, Directora de análisis económico y financiero de Banco Base. “El cuarto trimestre del 2019 se contrajo a una tasa trimestral de 0.3%. Durante el fin de semana, el gobierno italiano se vio obligado a implementar medidas de cuarentena en 11 ciudades al norte de su territorio”, indica la analista.

El mercado teme que el incremento en el número de infectados pueda llevar a países como Corea del Sur, Japón, Italia, entre otros, a imponer restricciones tales como las observadas en Wuhan, agrega Siller. “De ser así, las cadenas de producción se verían aún más afectadas y podrían llevar a la economía global a una recesión”, dice Siller.

Irán, con información poco precisa

A esto, se agrega que la información brindada por el Ministerio de Sanidad de Irán – el foco de los contagios en Medio Oriente- pareciera ser poco precisa.

“En el transcurso de la mañana, algunos funcionarios de un gobierno local declararon que el número de fallecidos asciende a 50 personas, cifra muy distante de los 12 decesos registrados en las cifras oficiales y que conllevaría también un significativo ajuste al alza en el número de infectados. Además, la preocupación es mayúscula debido a que varios de los países en la región no cuentan con una capacidad de reacción sólida como la mostrada por China hasta ahora, por lo que brotes de coronavirus podrían ser más difíciles de contener”, explican.

El brote en estos tres países cambió radicalmente la percepción que se tenía sobre la epidemia, indican los analistas.

“Incluso, la semana pasada prevalecía cierto optimismo debido a la reducción de la tasa de contagio en China. Ahora, hace unos momentos, la OMS ha comunicado que es posible que el evento sea declarado como pandemia, lo que podría llevar a que un mayor número de países adopten medidas especiales”, comenta en Monex.