FUENTE: AFP

El primer caso del nuevo coronavirus en América Latina fue diagnosticado en Sao Paulo, confirmó este miércoles el gobierno brasileño en plenas festividades de la semana de Carnaval.

El paciente, un brasileño de 61 años, había regresado el 21 de febrero de la región de Lombardía, norte de Italia, donde se ha registrado la mayoría de los casos de infección en este país europeo, indicó el ministro de Salud, Luiz Henrique Mandetta.

El diagnóstico inicial «fue confirmado», dijo Mandetta, quien detalló que el individuo no presentaba «ningún síntoma ni cuadro febril» al llegar a Brasil el viernes pasado, pero que el lunes se dirigió a una unidad médica, a causa de malestares.

El paciente «se encuentra bien» y en aislamiento domiciliario, señaló el Ministerio.

El caso se registró en Sao Paulo, la capital económica de América Latina, de 12,2 millones de habitantes, en plenas fiestas de carnaval, que dan lugar a enormes concentraciones callejeras.

Otros 20 pacientes están en observación en Brasil, un país de 210 millones de habitantes.

El nuevo coronavirus llega a Brasil
FUENTE: AFP / Patricio ARANA

La epidemia ha provocado ya la muerte de 2.700 personas en China, donde hay además 78.000 infectados. Fuera del país asiático, hay tres docenas de países con casos confirmados y se han registrado unas 40 muertes debido a la epidemia.

Que siga el carnaval

Los grandes desfiles de carnaval en Rio de Janeiro terminaron al amanecer del martes, pero los blocos (murgas) seguirán agitando hasta el domingo a Rio, Sao Paulo y varias ciudades del nordeste con sus disfraces y ritmos y con abundancia de cerveza.

Y el rey Momo no está dispuesto a ceder sus derechos.

«Vamos a divertirnos hasta el final. Solo que si [el coronavirus] llega de verdad hasta aquí, vamos a estar embromados, porque aquí ya se muere de disentería, de feminicidio, de transfobia, se muere a causa de la policía que mata a negros. Entonces el coronavirus es una mierda más de lo que puede suceder en este país que no cuida a su población», dijo Sandra Oliveira, de 25 años, que participaba en un ‘bloco’ en el centro de Rio.

Evitar el pánico

El gobierno instó a la población a «evitar aglomeraciones innecesarias», pero descartó medidas de aislamiento en Brasil.

«No existen fronteras, es otra gripe que la humanidad tendrá que enfrentar», comentó el ministro, quien destacó que la tasa de mortalidad es inferior a 3% de los casos confirmados.

Pasajeros ingresan con máscaras protectoras al aeropuerto internacional Guarulhos, en Sao Paulo, el 26 de febrero de 2020, jornada en la que Brasil confirmó el primer caso de coronavirus
FUENTE: AFP / NELSON ALMEIDA

Brasil tiene frontera con todos los países de Sudamérica, exceptuando Chile y Ecuador.

La región acogió con aparente calma la llegada del virus a sus puertas.

«Con las autoridades de Brasil nos reunimos la semana pasada por el dengue y el sarampión, que tienen gran impacto en América del Sur con muchas víctimas y muertes. Si en Brasil se expande el virus, tendremos que cambiar nuestras medidas actuales, pero por ahora no hay cambios por un caso. Mantenemos nuestros protocolos», dijo en Buenos Aires el ministro argentino de Salud, Ginés González García.

En Chile, la subsecretaria de Salud Pública, Paula Daza, anunció un refuerzo de los controles sanitarios en las fronteras y aeropuertos.

Propagación del nuevo coronavirus
FUENTE:AFP / John SAEKI

«El escenario para la región cambia, hoy tenemos una alta circulación con Brasil (…). Vamos a vigilar muy de cerca las medidas que está tomando Brasil y las medidas que efectivamente vamos a tomar nosotros con los pasajeros que viajen desde ese país», señaló.

Derrumbe bursátil

La Bolsa de Sao Paulo se derrumbaba casi un 7% a media tarde del miércoles, en su primera sesión después de dos días de feriado de carnaval, durante el cual la epidemia del nuevo coronavirus derrumbó los mercados mundiales y llegó a Brasil.

El real tocaba por su lado un mínimo histórico frente al dólar, que se cotizaba a 4,421 reales, frente a 4,394 al cierre de los mercados el viernes.

La epidemia empezó por otro lado a afectar a la industria de productos electrónicos, altamente dependiente de la compra de insumos del país asiático.

Un 4% de esas empresas se han visto obligadas a paralizar parcialmente sus actividades y otro 15% proyecta hacerlo próximamente, según la Asociación Brasileña de las Industrias Eléctrica y Electrónica (Abinee).

Las exportaciones brasileñas a China pueden por su lado menguar entre 10% y 15% debido al virus y a la tregua comercial entre China y Estados Unidos, según el Instituto Brasileño de Economía de la Fundación Getulio Vargas.