FUENTE: EFE

Un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), motivado por los problemas económicos derivados de la pandemia, es la última vicisitud del Barcelona en 2020, un año salpicado de turbulencias, pese a su liderato en LaLiga y su presencia en los octavos de final de la ‘Champions’.

La gran preocupación del presidente, Josep Maria Bartomeu, es alcanzar un acuerdo para la reducción de salarios de los jugadores del primer equipo de fútbol, una masa salarial muy importante para los más de mil millones de euros de presupuesto que tiene la entidad para este ejercicio.