La Comisión Europea alcanza un acuerdo con la farmacéutica AstraZeneca para adquirir 300 millones de dosis de su futura vacuna

FUENTE: ECONOMIA DIGITAL

Europa ha dado este viernes un paso más para asegurarse provisiones de una de las candidatas a ser la vacuna contra el coronavirus. La Comisión Europea ha anunciado un acuerdo con la farmacéutica AstraZeneca para comprar al menos 300 millones de dosis y opción a hacerse con otros 100 millones más.

Según indica el Ejecutivo comunitario en un comunicado, la operación se efectuaría «una vez que la vacuna haya demostrado ser segura y efectiva» contra la Covid-19. Precisamente esta semana, Rusia anunció que ya había registrado su propia vacuna.

El presidente ruso, Vladímir Putin, aseguró el martes que hasta su propia hija ya la había probado y se enorgulleció de que su país fuera el primero en dar el paso. embargo, y a pesar de que el dirigente señaló octubre como el comienzo de la campaña de vacunación, la Organización Mundial de la Salud (OMS) se apresuró a advertir que a la vacuna rusa, llamada Sputnik V, aún debe cumplimentar algunos trámites para lanzarse al mercado.

Horas después, el presidente de EEUU, Donald Trump, también anunció avances en la vacuna de la biotecnológica americana Moderna, una de las ‘rivales’ de AstraZeneca en el desarollo de la primera vacuna contra el coronavirus.

En este sentido, la CE ha anunciado que comprará 300 millones de dosis, «con la opción de adquirir 100 millones más en nombre de los Estados miembros». Este es el tercer acuerdo entre la Comisión y distintas farmaceúticas después del firmado el 31 de julio con Sanofi-GSK y con Johnson&Johnson este mismo jueves.

La financiación correrá a cuenta del paquete de ayudas

La adquisición de las dosis de AstraZeneca se financiará con parte del Instrumento de Ayuda de Emergencia europeo, el programa de estímulos económicos diseñado por el Ejecutivo comunitario para amortiguar el impacto de la crisis en el territorio europeo. Además, según la CE, se trabaja en incorporar más acuerdos con otros proveedores.

La vacuna de AstraZeneca se encuentra a caballo entre las fases 2 y 3 de su desarrollo, después de que los primeros pasos «hayan sido prometedores en materia de seguridad e inmunogenicidad».

Sobre la misma, el Ejecutivo comunitario valora el «enfoque científico, la tecnología empleada, la rapidez para producir a gran escala y la capacidad de surtir a toda la Unión Europea».