Italia venció este martes a España en la tanda de penales (4-2) tras haber empatado 1-1 en el tiempo reglamentario y en la prórroga, en Wembley, clasificándose para la final de la Eurocopa, en la que se enfrentará al vencedor del Inglaterra-Dinamarca.

Por el lado italiano falló Manuel Locatelli mientras que por el español Dani Olmo lanzó fuera y Álvaro Morata se topó con el arquero Gianluigi Donnarumma.

Un fuerte encuentro donde Federico Chiesa adelantó a la ‘Azzurra’ en el minuto 60 y Morata, quien había empezado en el banquillo, logró el empate en el minuto 80.

La puesta en escena española fue inmejorable. A la joven tropa de Luis Enrique no le pesó ni el escenario, una semifinal en Wembley ante 65.000 espectadores, ni el rival, una Italia que llegaba convertida en la sensación del torneo, maniatada e incapaz de encontrarse a sí misma.

Y finalmente se puso por delante en el marcador. Gigi Donnarumma lanzó un contraataque y tras un balón cortado por Aymeric Laporte, Chiesa conectó desde el pico del área un disparo que se incrustó en el palo contrario.

Los cambios dieron una segunda vida a España y Morata, suplente por primera vez en el torneo, encontró el empate tras una brillante pared con Olmo.

Protagonistas en el gol español, ambos jugadores fueron los que fallaron en la tanda de penales. Italia y su héroe Donnarumma ya esperan rival en la final del próximo domingo.

Redacción es de nuestro equipo de prensa:
www.lanaciondigital.com / www.elnacionaldigital.com