Pbro. José Lucio León
Sacerdote de la diócesis de San Cristóbal

Reflexión a la luz de la palabra de Dios

“Hermanos: les digo y les pido en nombre del Señor que no vivan como viven los paganos, con sus vanos pensamientos. No es eso lo que ustedes han aprendido de Cristo.” (Ef 4,17.20).

Cuando comulgamos, el mismo Jesús con su Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad, se dona totalmente en unión plena e íntima que nos configura a Él en modo real, a través de la transformación y asimilación de nuestra vida en la suya.

Esto se destella a partir de la liturgia de la palabra, en la que se evidencia cómo Dios manifestó su providencia hacia los israelitas, en el desierto, dándoles el maná, símbolo y prefiguración de la Eucaristía. Así mismo, San Pablo nos exhorta a revestirnos del hombre nuevo, dejando las cosas pasadas y renovándonos en lo que Dios nos ha enseñado en su Hijo Jesucristo.

BUSCAR EL ALIMENTO QUE DURA PARA LA VIDA ETERNA

La presencia real de Jesús en el Santísimo Sacramento nos ayuda a meditar sobre lo siguiente: ante todo, es sacrificio que nos redime, nos salva y nos purifica. En segundo lugar, es un misterio por el cual cada cristiano siente admiración plena. En tercer lugar, es el sacramento, en el cual nos deleitamos y participamos sin cesar. La nueva Evangelización, la Iglesia en salida, debe llevar como bandera nuestro amor a Jesús Eucaristía y a la Santísima Virgen María.

Ello conlleva a creer y vivir la fraternidad, la unión y el amor, si esto falta, la evangelización decae y no produce fruto. Seamos amantes de la Eucaristía y fieles al mensaje del Evangelio: “Yo soy el pan de la vida. El que viene a mí no tendrá hambre, y el que cree en mí no tendrá sed jamás” (Jn 6,35).

El Papa Francisco, nos dice: “En la Eucaristía, Cristo siempre lleva a cabo nuevamente el don de sí mismo que ha realizado en la Cruz. Toda su vida es un acto de total entrega de sí mismo por amor; por eso Él amaba estar con sus discípulos y con las personas que tenía ocasión de conocer. Esto significaba para Él compartir sus deseos, sus problemas, lo que agitaba sus almas y sus vidas. Ahora, cuando participamos en la Santa Misa, nos encontramos con hombres y mujeres de todas las clases: jóvenes, ancianos, niños; pobres y acomodados; originarios del lugar y forasteros; acompañados por sus familiares y solos… Pero la Eucaristía que celebro, ¿me lleva a sentirlos a todos, realmente, como hermanos y hermanas? ¿Hace crecer en mí la capacidad de alegrarme con el que se alegra y de llorar con el que llora? ¿Me empuja a ir hacia los pobres, los enfermos, los marginados? ¿Me ayuda a reconocer en ellos el rostro de Jesús? Todos vamos a Misa porque amamos a Jesús y queremos compartir su pasión y su resurrección en la Eucaristía. Pero, ¿amamos como Jesús quiere que amemos a aquellos hermanos y hermanas más necesitados?” Papa Francisco.

MARÍA, MADRE DE LA EUCARISTÍA

María Santísima, conservando y guardando todo en su corazón, nos enseña el camino que debemos seguir para ser adoradores de la Eucaristía. Sigamos a Cristo, estemos junto a él y confiemos plenamente en su presencia en medio de nosotros, en medio de su pueblo. Así sea.

Redacción es de nuestro equipo de colaboradores, nuestro Editor en Jefe, y nuestro Diario en línea, no se hacen responsables de las opiniones emitidas por nuestros columnistas, son publicadas en respeto al derecho constitucional establecido en la Carta Magna de La República Bolivariana de Venezuela, en su Artículo 57 Capítulo III de los derechos Civiles y Políticos:

www.lanaciondigital.com / www.elnacionaldigital.com