Este lunes, la llama olímpica será de nuevo encendida en un estadio vacío en Olimpia, para los Juegos de invierno de Pekín (4-20 de febrero de 2022), igual que ocurrió en la misma ceremonia de los de Tokio, en marzo de 2021, debido a la pandemia de coronavirus, informó AFP.

Por segunda vez consecutiva en tres décadas, la ceremonia tradicional en la cuna del olimpismo se realizará sin espectadores, anunció el Comité Olímpico Griego.

«Debido a la situación ligada a la pandemia del covid-19, la ceremonia de encendido se realizará bajo un respeto estricto del protocolo sanitario local», previno el comité, que recondujo de esta forma las medidas drásticas tomadas en marzo de 2020 con vistas a los Juegos Olímpicos de Tokio.

Se conoció en la historia de los Juegos de la era moderna, la llama solo había sido encendida sin público en 1984, cuando los organizadores griegos habían querido protestar contra el carácter comercial de los Juegos Olímpicos de Los Ángeles.

La ceremonia se realizará ante una selección limitada de miembros del Comité Olímpico Internacional (COI) y de los comités griego y chino, en presencia de la presidenta de la república helena, Katerina Sakellaropoulou, y del presidente del COI, Thomas Bach.

Conforme a las medidas drásticas tomadas en Pekín, sin espectadores extranjeros, el comité griego reforzó de nuevo las precauciones sanitarias para estos segundos Juegos bajo el espectro del coronavirus, tras Tokio, decidiendo que el relevo de la llama sería «más corto que en un pasado reciente».

La llama de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de invierno será llevada en un tiempo récord hasta Atenas, antes de volar hacia Pekín.

Será encendida el lunes en el antiguo estadio de Olimpia, en la península del Peloponeso, y entregada a los organizadores chinos al día siguiente en el estadio Panathinaikó en Atenas, tras una noche a la sombra de la Acrópolis.

En esta oportunidad, la llama recorre centenares de kilómetros en varios días, atraviesa medio centenar de ciudades y sitios arqueológicos de Grecia, con relevos realizados por artistas y deportistas del mundo entero.

Pero en marzo de 2020, con los primeros casos de coronavirus en Grecia, los espectadores autorizados a asistir al relevo de la llama habían acudido sin precaución, para aclamar a actores de Hollywood, forzando a los organizadores a parar la carrera.

El recorrido había sido interrumpido en Esparta, donde una multitud se había juntado para aclamar al actor greco-estadounidense Billy Zane, que había actuado en el filme Titanic, y al comediante británico Gerard Butler, que encarna al rey Leónidas de Esparta en «300».

Esta vez, en un hecho sin precedentes en el pasado reciente, la llama olímpica solo será llevada por dos relevistas, uno chino y uno griego, en menos de 24 horas, hasta el estadio Panathinaikó, donde será entregada al comité de organización de Pekín-2022, también sin público.

Redacción es de nuestro equipo de prensa:
www.lanaciondigital.com / www.elnacionaldigital.com