Un gol en el tercer minuto del añadido, tras asistencia de Messi, basta ante el Rennes (1-0). Ramos y Neymar, en la grada.

La noche había empezado ya torcida con las protestas de los ultras del PSG, que se ausentaron durante media hora antes de sacar sus pancartas contra la directiva. El enrarecido ambiente se mezcló con la abulia mostrada por los futbolistas de Mauricio Pochettino, que ni siquiera parecían querer tomarse la revancha frente al único rival que hasta ahora les ha doblegado en el campeonato. De modo que la resolución se hizo esperar hasta el tercer minuto del tiempo añadido, cuando Kylian Mbappé aprovechó una asistencia de Leo Messi para tumbar al Rennes (1-0) y otorgar 16 puntos de ventaja al líder de la Ligue 1.

A cuatro días de recibir al Real Madrid en la ida de octavos de la Champions, el PSG completó otra discreta actuación, en la irregular línea mostrada las últimas semanas. Desde la eliminación frente al Niza en la Copa de Francia al 5-1 del pasado domingo al Lille, los capitalinos no logran definir un plan de juego convincente.

En esta ocasión, las novedades de Keylor Navas y Xavi Simons en el once tampoco sirvieron de revulsivo. Ángel di María y Georginio Wijnaldum, reservados de inicio por su técnico, fueron reclutados con cierta urgencia en la segunda parte para intentar deshacer el empate. Sergio Ramos y Neymar se limitaron a observar desde la grada.

El Rennes de Bruno Genesio se presentaba tras cinco derrotas en las últimas ocho jornadas, pero fue aplicando un sedante que casi le otorga un punto. Suya fue la primera ocasión, con un cabezazo de Baptiste Santamaria. El acercamiento más peligroso de los locales llegó en el minuto 40, con un remate al palo de Mbappé, aunque los bretones replicaron con otro testarazo muy intencionado de Gaetan Laborde.

Tras el descanso, Benoit Bastien anuló por fuera de juego un gol de Mbappé, tras un buen pase de Messi. El sopor fue quedando atrás y el asedio parisino se concretó en el minuto 93. La asistencia de La Pulga fue coronada por Mbappé, con un disparo imposible para Dogan Alemdar. Estos 16 puntos se antojan definitivos ante el Olympique de Marsella, que el domingo cierra la jornada en el estadio del Metz, antepenúltimo de la tabla.

Fuente: elmundo.es