La más reciente cinta del actor, “Top Gun: Maverick”, ha recaudado en todo el mundo más de mil millones de dólares.

Tom Cruise llega este domingo a los 60 años de edad con la satisfacción de ver convertida a su más reciente película, Top Gun: Maverick -actualmente exhibiéndose en cines de Venezuela- en la más taquillera de su carrera, lo cual no es decir poco, tomando en cuenta que se trata de uno de los astros de la industria que poseen un apreciable número de éxitos en la gran pantalla, entre los que destacan los de la franquicia de Misión imposible y Jack Reacher, Jerry McGuire, Rain Man, La guerra de los mundos, Entrevista con el vampiro, Minority Report, Oblivion, Nacido el 4 de julio y El color del dinero, por solo mencionar algunos de su muy extenso récord cinematográfico.

De acuerdo a datos suministrados por la publicación especializada Deadline, Top Gun: Maverick superó holgadamente los mil millones de dólares a nivel global, de los cuales 500 millones pertenecen al mercado estadounidense. La cifra ha sorprendido a no pocos analistas de Hollywood, incluyendo a su protagonista, que decidió apostar por una segunda parte, 37 años después del filme de 1986 que lo inspiró, que rodó cuando era un joven actor y estelarizó bajo la dirección de Tony Scott y con Kelly McGillis como protagonista femenina.

Hasta ahora su filme más taquillero era Misión imposible: Repercusión, que recaudó 791 millones de dólares, situándose como el segundo más exitoso en la historia de la Paramount. Pero no se trata exclusivamente de un taquillero blockbuster, ya que la crítica también ha saludado entusiastamente a esta película para todo púbico. El sitio de críticas norteamericano Rotten Romatoes la ha consagrado nada más y nada menos que con un rango de 97% , de un total de 100, entre los cronistas de cine.

Nacido el 3 de agosto de 1962 en Syracuse, Nueva York, hijo de un ingeniero electrónico y una maestra, Tom Cruise es el único varón de cuatro hermanos. Con su autoritario padre nunca se llevó bien e inclusive llegó a decir que era “matón y cobarde”. Pero todo eso quedó atrás, pues a raíz del divorcio de sus padres en 1974, regresó a los Estados Unidos con su madre y sus hermanas, abandonando así la canadiense ciudad de Ottawa, en donde se habían instalado durante varios años, para irse a vivir a Kentucky. En el nuevo domicilio, y para ayudar a su familia de muy escasos recursos económicos, realizó trabajos ocasionales, como cortar el césped de los vecinos. Pocos años después, en Nueva Jersey, inició sus estudios de interpretación y acudió a diversos castings mientras trabajaba de camarero. Poseía suficientes cualidades como para alcanzar la fama relativamente pronto en el muy competido mundo del cine.

“Así es como he vivido mi vida: nunca he llegado tarde a un set. Hago películas en las que creo. Me siento privilegiado de poder hacer lo que amo”, revela para explicar lo que considera su fórmula para convertirse en la superestrella que es hoy: un hombre que a los 60 años, rico y famoso, aspira a seguir trabajando con el mismo ímpetu, entusiasmo y vocación de siempre. En su vocabulario aún no existe la palabra retiro.

Fuente: eluniversal.com