https://elnacionaldigital.com/39eef754-c983-49d3-a180-fced0bdcf41f/

La aplicación mide el impacto de nuestros hábitos alimenticios y actividad física no sólo en nuestra salud, sino también en el medioambiente.

Investigadores de la UNAM desarrollaron una aplicación web que permite al usuario —vía una encuesta— saber qué impacto tienen su alimentación y su actividad física en su salud y en el ambiente.

La app para medir la huella de salud fue desarrollada por René Cerritos, Regina Alonzo y colaboradores del Centro de Investigación en Políticas, Población y Salud (CIPPS) de la UNAM.

El doctor Cerritos, académico de la Facultad de Ciencias y de la Facultad de Medicina, habla para UNAM Global sobre esta app “en fase cuasi experimental” y de la cual también se prepara una versión en inglés.

A semejanza de nuestra huella de carbono, que mide el impacto que nuestras actividades tienen en el ambiente, la huella de salud mide la incidencia de nuestras actividades —básicamente la alimentación y el tipo de actividad física— en la aparición de enfermedades no transmisibles.

Entre esas enfermedades, según la OMS y la FAO, en México prevalecen:

-El sobrepeso y la obesidad.
-La diabetes.
-Enfermedades cardiovasculares.

App validada para la CDMX

Como la app está en fase cuasi experimental, aún hay (o puede haber) algunas “fallas en el sistema”, por lo que está sujeta a una depuración: esos detalles se van corrigiendo o ajustando sobre la marcha.

Además, con apenas 500 usuarios, no se tiene una muestra representativa para toda la población de México.

Validadas las preguntas de la encuesta en la CDMX, aclara Cerritos, “éstas tendrán que ser adaptadas para utilizarse en todo el país. No se puede preguntar lo mismo a una persona del centro del país que a una del norte, porque la forma de entender una determinada pregunta puede ser un poco distinta”.

“El objetivo es que -agregó- si hay una gran difusión de esta aplicación, la usen la mayoría de los mexicanos y eventualmente también en otros países”.

Las huellas de carbono y de salud de un mexicano no son iguales a las de un habitante de otro país. Incluso dentro de México pueden variar entre un habitante del sur y otro del norte.Tomando esto en cuenta, si el equipo consigue financiamiento de una instancia internacional, se harían adaptaciones de acuerdo con, por ejemplo, la producción y consumo de los productos locales de otros países o continentes. De esta manera, la aplicación funcionaría tanto en China como en Estados Unidos.

App con base científica

La app está respaldada por una base de datos de 150 productos que contribuyen a darle certeza y validez científica.

Cómo funciona la aplicación

1. Mide el índice de masa corporal. Pregunta cuánto pesas y cuánto mides para obtener el IMC, el cual sólo es saludable si está en un rango de 18.5 a 24.9. Si, por ejemplo, una persona mide 1.70 y pesa 100 kilos, su IMC es 34.6, indicador de obesidad.

2. A través de una encuesta de tipo nutrimental (alimentos que consumes más y dónde los adquieres), obtiene el número de calorías que ingieres por día y también te dice cuántas emisiones de CO2 Además, genera el número de calorías que deberías consumir para alcanzar el IMC ideal. Esta relación se pondera con la actividad física (periodicidad e intensidad) y con problemas asociados a enfermedades no transmisibles (detección de un mal previo y otros factores).

Tus datos y la base de datos de productos se someten a ecuaciones que arrojan resultados a los que tienes acceso inmediato.

¿Qué se espera?

Con esta app se busca que el usuario tome conciencia del impacto que tienen su alimentación y su actividad física en su salud y en la salud del medioambiente. Por ejemplo, quizá no sabe que está consumiendo demasiados productos cárnicos, que se asocian a enfermedades cardiovasculares y cuya industria contribuye considerablemente al total de emisiones humanas de gases de efecto invernadero.

Una vez que modifique sus hábitos alimenticios y su actividad física, el usuario puede ir midiendo en la aplicación los efectos de estos cambios en favor de su bienestar.

Productos cárnicos y bebidas azucaradas

La encuesta de esta app incluye preguntas relacionadas con los siguientes rubros.

1. Productos cárnicos (entre ellos los embutidos y ultraprocesados). Si, por ejemplo, tres veces a la semana comes 200 gramos de carne, le haces daño a tu salud y al medioambiente (producir y transportar carne de res es uno de los factores que más contribuyen a la huella de carbono).

2. Bebidas azucaradas. El consumo rutinario de refrescos provoca un mayor riesgo de sufrir obesidad, diabetes y enfermedades cardiacas.

3. La periodicidad y cantidad de consumo de productos cárnicos y bebidas azucaradas se procesa mediante “ciertas ecuaciones” y el resultado te indica si tu salud está siendo afectada o estás en vías de desarrollar una enfermedad no transmisible.

Procedencia de los alimentos que adquieres. La huella de carbono de los productos importados es mayor que la de los productos locales, ya que su transporte supone una mayor emisión de CO2.

Proteínas ambientalmente más baratas

La naturaleza en México contribuye a llevar una alimentación saludable para la persona y para el medioambiente.

Además de ser productor de fuentes de proteínas como las leguminosas —frijol, garbanzo, habas, lentejas—, México es hogar de la cuarta parte de especies de insectos comestibles que habitan el planeta.

Escamoles, chapulines, jumiles y gusanos de maguey, entre muchos otros insectos cuyo consumo en el país no está difundido, son una de las fuentes de proteínas ambientalmente más baratas.

Fuente: unamglobal.unam.mx